Ya no eres mi coca-cola

Piensa en el primer refresco que te venga a la cabeza: Coca-Cola.
Tal vez sea por el título o porque realmente es lo primero que te ha
venido a la mente.
Si has pensado en Mirinda, Pepsi o Trinaranjus, háztelo mirar, en serio.

Lo mismo me pasaba cuando vivía en pareja. Mi Coca-Cola era mi pareja.
Durante 16 años mi exposo fue lo primero que me venía a la mente.
Y no sólo al pensar en refrescos, no, todos y cada uno de mis
pensamientos pasaban por el colador de él.
Todo lo que hacía, decía, planeaba, pensaba, etc. pasaba primero por él.

Creo que esto nos pasa a muchas mujeres. Anteponemos el bien de la
pareja al nuestro.
Y cuando hay hijos ni te cuento.
El problema es que cuando ponemos a otra persona en el centro del
escenario, iluminándolo con un haz de luz (En el “Rampenlicht”, que
diríamos en alemán) resulta que nosotras nos quedamos en la sombra y esto, obviamente,  es un error.

No sé por qué actuamos de este modo. Tal vez esté marcado a fuego en
nuestro código genético o nos lo inculque esta sociedad, en la que las
mujeres no hacemos más que asumir responsabilidades y perder
privilegios.
Desde que me separé, apagué el cañon de luz que enfocaba a mi marido.
Desde entonces el foco me está iluminando a mí.
Pasé una época en la que reinaba la oscuridad, el calor que había
dejado su luz aún me calentaba pero me iba dejando fría, destemplada,
mientras yo encontraba los fusibles, el interruptor y me decidía a dar
la luz y dirigirla a mi.
Resulta muy extraño, después de tantos años, pensar de esta manera:
¿qué quiero yo? ¿qué me apetece a mí? Sin pasar por el filtro de ¿qué
será mejor para él? ¿qué le conviene a él?

Pero como me diría mi hermano: “Nadie te pidió que lo hiceras”
“Habla con mi código genético”, le podría contestar yo. Pero el caso es
que ahora ya no pienso de este modo, y  cuando me pillo pensando en
que debería hacer tal cosa por mi poconovio o tal otra por sus hijos,
me freno y pienso ¿qué quiero yo? ¡Esto!
Si cuadra con lo que quiere él, perfecto, sino, lo siento, pero antes voy yo.

Egoísta tal vez, pues de acuerdo, pero y ¿lo bien que vivo?
Ya no tengo que llevar mi agenda y recordar al dedillo la de otro,
intentando hacer malabares con la mía para que cuadre con la suya. No
le tengo que recordar a nadie sus visitas al médico, no tengo que
planchar camisas los domingos por la noche, ni pensar que hay que ir a
la compra o qué narices cocinar. No me veo en el curro haciendo listas
mentales de lo que me queda por hacer en casa, en que hay que comprar
bolsas para el aspirador o que hay que intentar quitar esa mancha del
sofá que no se va ni que le echen dinamita.
Creo que ahora pienso más como un hombre o como creo que piensan los
hombres. Ya no tengo un brainstorming contínuo que me llenaba de una
sensación de no llegar nunca a nada.

Ahora tengo toda la mente para mí y mi vida. Y no paro, compro de
vuelta del curro y me suele caber todo en una bolsa, limpio cuando
tengo tiempo que suele ser cada 3 semanas y no siento que esté
incumpliendo con mis obligaciones de mujer si mi nevera está vacía o
el suelo del baño lleno de pelos.

Nadie me dijo que tuviera que hacerlo cómo lo hice, pero el caso es
que así lo hice. Ahora ya no lo haría y, cuando veo que vuelvo a caer
en ese patrón, me paro y reordeno mis prioridades.
Y mi prioridad es mi bienestar. Mi sol soy yo y con ese concepto
claro, todo lo demás se puede ordenar fácilmente… bueno, más o
menos.

Hace un tiempo me explicó una amiga que un día, preguntando a su hija
de 5 años ¿a quién quieres más? ¿al abuelo, a papá a mamá, a tu
amiguita del parque?
La niña con 5 añitos sabía que a mamá y a papá los quería de aquí al
infinito, a los abuelos de aquí a la luna, a su amiguita de aquí a la
montaña.
Pero le dijo a su madre, para sorpresa de ella y la mía, cuando me lo
explicó, que a quien más quería era a ella misma.

¡Claro que sí! Si muchas mujeres como yo lo hubiésemos tenido tan
claro, otro gallo nos cantaría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s