aterrizando

Llevo un par de días en el piso nuevo y ya nos vamos conociendo. Ayer me sorprendí saludándole al entrar. Le había dejado muchas horas solo y el vacío reverberaba en sus paredes.

Poco a poco intento deshacerme del frío que se me ha metido en el cuerpo desde que me mudé. Intento acostumbrarme a la sensación de soledad que se coló entre las cajas de la mudanza.
Fiestas de cumpleaños, cenas de compañeras de colegio y las visitas de mi poconovio lo hacen todo más llevadero.

Pero hace más de un año que dejé de vivir en pareja y es ahora cuando soy más consciente que estoy sola.
La tierra media que se expande entre mi dormitorio y el baño me hace ser tremendamente consciente que en ese piso sólo habito yo. Y me viene a la mente la frase de Carl Sagan respecto al universo: si estuviésemos solos, cuánto espacio desaprovechado.

Así que me voy a buscar compañeros de piso. Ayer ya me puse en contacto con dos y mañana nos conoceremos. Espero que haya química y que podamos aprovechar todos los rincones de la casa.

Rodolfo, el infatigable explorador intergaláctico, tendrá compañía, a ver si entre todos hacemos entrar en calor a la virgen que da nombre a mi calle.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s