llévame hasta el mar

Tengo una relación de dependencia con el mar. No puedo estar mucho tiempo sin verlo porque me genera una ansiedad, un mono de mediterráneo que no quiero controlar.

Deben ser mis 30 veranos al borde de él, el asociar mis mejores, primeros y últimos momentos con él, que cada x tiempo necesito visitarle y rendirme ante su inmensidad.

Esta mañana esperaba en la estación de Mataró y deseaba montarme en el tren de cercanías para poder seguir con la mirada la línea de la costa. Hoy hacía un día claro pero frío, la luz se reflejaba dorada sobre las crestas de las olas. Las siluetas oscuras de los surfistas se recortaban contra el horizonte. Las gaviotas flotaban meciéndose suavemente en el agua de las zonas resguardadas del viento, mientras en otras, preferían quedarse en la orilla sin llegar a mojarse.

La blanca espuma de las olas se fundía con la arena, mientras en otros puntos, se arrojaba salvajemente contra las rocas.

El tono del agua iba cambiando de azul oscuro, pasando por gris a un verde intenso.

No hay tonalidad, ni estado del mar que no me guste, que no me hipnotice por unos instantes.

Me relajan las mañanas en las que el agua está en calma, cristalina, tan transparente que puedes ver la arena del fondo. Si tienes suerte, incluso puedas atisbar la presencia de algunos pececillos nadando al rededor de tus pies. Es a primeras horas de la mañana que puedes ver alguna gaviota o incluso algún pato perdido que pasa de largo en un vuelo rasante.

Me apasionan las tardes en las que las nubes se tiñen de tormenta, el aire se carga de electricidad y todos los poros de tu cuerpo te advierten que el salitre mojará tus labios por mucho que te alejes de la orilla.

Lanzarme al agua, ensordeciendo al bucear, sintiendo el frío en toda la piel, dejando que el líquido elemento me envuelva y me acoja en su interior es uno de los momentos que atesoro, anhelo y disfruto siempre.

Y esta mañana el mar me ha acompañado de vuelta a mi casa.

Así que me he llenado de él – hasta nuestro próximo encuentro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s