emociones

Estoy de vuelta  a casa, de vuelta a la rutina, de vuelta a mí.

Echaba de menos estar en mi hogar sin pensar en que tengo que lavar ropa para hacer la siguiente maleta o en reponer la comida de los gatos para que nos les falte de nada en mi ausencia.

He llegado del aeropuerto, me he acostado en el sofá con una manta, cosa que no había podido hacer aún desde que me mudé y he echado una siesta con mis fieras. Sus ronroneos me han acunado como una nana.

Ahora mismo salgo del primer baño en mi bañera, los dedos arrugados como garbanzos y con una agradable sensación de somnolencia.

Se acabaron los aeropuertos y las esperas inútiles por unos meses.

Y esta última escapada a tierras sardas ha sido el broche perfecto.
Fuimos guiadas por el novio de una amiga y, lo que me llevo conmigo, además de las risas, los recuerdos y los kilos de más, son las nuevas vivencias con personas que he redescubierto y sobre todo: las emociones.

Fuimos testigos de la Sartiglia. Es un ritual en el que jinetes cubiertos por una máscara cabalgan sobre caballos engalanados de fiesta por las calles de Oristano. Salen a la carrera para conseguir ensartar una espada en una estrella que pende de unas cuerdas.

Puede parecer de lo más antidiluviano, carente de interés, superado y obsoleto. Pero a mi se me puso la piel de gallina cuando vi a aquel jinete cabalgando por la calle, cuando escuché el redoble de tambores, los alaridos de la muchedumbre y, cuando, entre ellos, noté que mi voz se unía a la de los demás sin ni tan siquiera pensarlo.

Es extraño, antes nunca participaba de estos encuentros multitudinarios y ahora he descubierto que me encantan, que me aceleran el pulso, que me llenan de una energía que jamás hubiera imaginado.

Son sensaciones adictivas, en las que la piel de gallina, los latidos del corazón y las lágrimas en los ojos me hacen pensar que esta vida es un lujo. Que es un privilegio vivir y sentir estas emociones.

Me siento llena, afortunada, agradecida y sobre todo me siento viva.

Anuncios

3 comentarios sobre “emociones

    1. ¿valgreen? tendrías que haber entrado como poconovio 😉

      Y sí, me acordé de los castellers de Mataró y un poco también de los musicales de Londres, NY y Madrid… ey! Sueno super pija!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s