sabiduría padre

Mi padre tiene tres máximas:

1. No te fies ni de tu padre
2. Todo el mundo es culpable hasta que no se demuestre lo contrario
3. Todos los enanos son unos cabrones

No entraré a comentar su primera máxima, pero sí recordaré que siempre que me lo decía me miraba y agregaba “y mira quién te lo está diciendo”.

La número dos fue durante muchos años también máxima mía. Pero desde que comencé a escribir mi nuevo testamento que intento ver a todas las personas que cruzan mi camino desde el lado positivo. Y, mira por dónde, que si intentas ver algo bueno en todo aquel que interactua contigo, lo encuentras. Es más, estoy convencida que si sonries al mundo, éste te devolverá una sonrisa.
Siempre hay excepciones, ¿pero qué sería una regla sin ellas?
No por eso hay que mirar a todo aquel que se te acerque por la mirilla de una escopeta de cañón recortado. Estas armas tienen mucho retroceso y te pueden hacer polvo el hombro y el corazoncito que anda por esas latitudes.

Pero me tengo que rendir ante la evidencia de su tercera teoría:
Todos los enanos son unos cabrones.
Con esto no se refería a los enanitos de jardín, ni a los pitufos que comunmente habitan en setas o champiñones, ni tampoco a David el gnomo. ¡Cómo para insultar a este entrañable bajito barbudo siendo 7 veces más fuerte que tú!

No, mi progenitor se refería a los hombres bajitos.
Y lamentablemente esto también se debe aplicar a alguna que otra fémina de baja estatura.
Sí, sé que no debería generalizar porque si no estaré siguiendo de nuevo la segunda máxima de papá.

Pero las últimas veces que me he encontrado con malas vibraciones o ¿debería decir “cuando he tenido encontronazos”? ha sido con personas a las que tenía que mirar a los ojos en línea descendiente – muy descendiente.

Y hoy estaba elaborando mi teoría personal de por qué los bajitos tienden a tener mala hostia. Y aquí están mis conclusiones:

1. Inclinar el cuello hacia arriba para hablar con sus congéneres les causa contracturas en las cérvicales, con lo cual están en un estado perenne de malestar y malhumor.
2. El aire está más viciado a esas latitudes y, estas personitas,  hastiadas de respirar mal, sueltan pestes al primero que se les acerca.
3. No, básicamente tengo esas dos teorías.

Y a estos seres bajitos les diría que ser alto -alta en mi caso- también tiene sus desventajas.

1. En las fotos siempre aparecemos detrás.
2. Los pantalones bombachos nunca nos quedarán tan holgados como a las bajitas, con lo que pierden toda su gracia.
3. Nunca seremos vistos como dulces, tiernos o necesitados de cobijo, porque somos grandes y esas características no casan con nuestro tamaño.
4. Alejamos a mucho pretendiente que no se siente a nuestra altura.

E, irremediablemente, me acuerdo del primer chico bajito – al menos, más bajo que yo – con el que estuve.
Era belga y me dijo:
“la taille ce n’est pas un problème”
Pero si la altura no era un problema para él, ¿por qué siempre quería permanecer en un plano horizontal cuando estábamos juntos?

Siempre deseé ser más bajita, más delgadita, menos caballo. Pero viendo las consecuencias que esto podría tener en mi carácter y cervicales, casi prefiero mi altura.

Incluso tengo días que me reconcilio con mi estatura y le regalo unos taconazos para mirar a todos por encima del hombro.

Alguna ventaja teníamos que tener las altas además de acceder fácilmente a los estantes superiores, ¿no?

Anuncios

5 comentarios sobre “sabiduría padre

  1. Puajajajajjajaa!! me meo de risa, niña!! Y mira que yo soy chica, chiiica…pero mu chiiicaaaaa…de esas que no llegamos a los estantes de la cocina. Otro motivo más para liberar mala leche a cascoporro!

  2. Como no se si mi comentario anterior se registró, vuelvo a decirtelo 🙂 Eres buenísima!! A partir de hoy mismo, la que está a tus pies, soy yo!
    Besazos!

    1. si, sí, me llegan, pero tengo que aprobarlos.
      Además estaba liada publicando la última entrada que, por cierto, recordé por aquella historia tuya de “pensad que soy invisible”.

      jolines! me estás dando unos subidones con tus comentarios que tela.
      Aunque me siento un poco como cuando el profe te cogía el examen y lo revisaba delante de tí

      Gracias en cualquier caso por pasarte por aquí!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s