primero – rey del mundo

Creo que podría llenar un libro con las ocurrencias de los niños.
Ayer por la mañana conducíamos de camino a un encuentro musical cuando el mayor de los peques de mi poconovio nos explicó cómo funciona eso de la reproducción humana.

Me encanta escuchar estas teorías porque siempre se aprende algo de ellas y, en esta ocasión, no tan sólo aprendí eso, sino que un niño de 7 años me dió una aunténtica lección vital.
Su teoría comienza así:
unos fantasmas corren por un tubo y el primero en llegar a la meta gana.

Hasta aquí nada fuera de lo normal. Vamos bien. La creación de una nueva vida no es algo tan alejado de lo que él imagina ¿no?

Entonces él le explicaba a su hermano pequeño que si él era el mayor y, por lo tanto el primero, el segundo en llegar a la meta había sido él (el hermano pequeño).

Le aclaramos que no, que cada carrera es única y que cada uno de nosotros había sido el ganador de la suya.

Sí, hubo las miradas cómplices y risas ahogadas al pensar que los ganadores debían correr para llegar a una meta.
El pequeñuelo no sabía lo cerca que estaba en realidad de la realidad.

Al cabo de unos segundos se le iluminó la cara porque había llegado a su propia conclusión y nos la soltó tal cual:
“¡Claro! ¡El premio para el ganador es la vida!”

-Silencio-

¡Qué manera más ingenua pero tan tremendamente bella de contemplar el hecho de estar en este mundo!

El premio es la vida…

En días como estos, en los que las noticias nos muestran imágenes de desgracias naturales y humanas, las reflexiones de una personita así te iluminan el día y vuelven a ordenar tu cosmos personal.

Pienso que no somos del todo conscientes que nuestra vida es un premio y que como tal deberíamos atesorarla y respetarla. Saboreando cada momento dulce que se nos presenta, intentando siempre hacer lo mejor de nosotros y nuestro tiempo aquí.

No deberíamos perder la energía con malos rollos, enfrentamientos inútiles y comidas de olla innecesarias. Sé que el día a día a veces nos hace perder la perspectiva e incluso el oído, sino oiríamos que está sonando nuestro himno personal. Recordándonos que somos los ganadores de nuestra vida y que deberíamos sentirnos y comportarnos en consecuencia.

Y, a veces, cuando veo como viven algunas personas, faltándole al respeto a su cuerpo o a su mente, me gustaría zarandearles y recordarles que un día ganaron la carrera de su vida, que una vez fueron campeones y, que los vencedores no se dejan amedentrar tan fácilmente.

Así que, aunque sea lunes, aunque el día esté nublado, aunque la cuenta empiece a estar en zona crítica, me gustaría pensar que todos podemos escuchar la música que suena para nosotros, porque todos somos los “primeros”.

Anuncios

Un comentario sobre “primero – rey del mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s