caminando conmigo

Necesito caminar sola cuando llevo muchas horas rodeada de personas que pese a no ser extraños sí que me son desconocidos. Necesito apartarme de sus voces para poder recuperar la mía.

Hoy ha sido un día diferente al anterior, el peque mayor de mi poconovio y yo hemos disfrutado de unos momentos en soledad. Extraño que un niño tan movido e inquieto pueda llegar a desprender tanta paz.

Le tenía recostado sobre mis piernas, los demás habían desistido de plantarle cara al viento para volar una cometa y volvieron a casa. Él y yo permanecimos allá porque él no quería volver junto a los demás. Un gran privilegio que un niño pequeño te diga que prefiere estar un rato tranquilo contigo.

Me ha dicho entonces que lo mejor de la casa eran estos momentos de soledad conmigo. Seguramente le diga a su primo que lo mejor son los momentos en los que fosilizan gusanos. Pero me he sentido agradecida por partida doble. Ser merecedora de palabras tan dulces es todo un premio, pero aún más importante me parece, que este niño sea capaz de sentir algo así y verbalizarlo sin complejos. ¡temblad féminas del mundo! Os desharéis con él como la cera al calor de una vela.

Estar con él recostado sobre mí, hablando de la velocidad de las nubes, de una pesadilla que tuvo o de los diferentes ruidos que hacen los insectos al caminar, me ha reconciliado con el paisaje que me envuelve.

Pese a todo, más tarde he tenido que salir a caminar sola. Paseando a mi ritmo, sin que nadie marcase la velocidad de mis pasos, he podido concentrarme en el ruido de las piedras, astillas y barro que iba pisando a mi camino. He podido oír como el viento ululuba entre mis pendientes y sentir como removía mi melena. También oía los pájaros que me acompañaban en ese paseo y, he pensado que mi madre me podría haber dicho el nombre y apellidos de cada uno de ellos. He pensado que mi sobrino mayor se hubiese arrodillado a recoger fósiles o piedras volcánicas, mientras que mi sobrino pequeño hubiese contoneado sus caderas de un lado a otro imitando a Cristina Aguilera, Beyoncé o alguna artista nueva de las que desconozco el nombre. Mi hermana me hubiese hablado de su semana de trabajo, de su último berrinche con la extraña pareja, mi hermano me hubiese llamado neuras y me hubiese intentado meter miedo por caminar sola por el campo. Mi mejor amigo me hubiese mirado y sin más, ambos habríamos sabido que atesoraríamos ese pequeño momento en el que caminábamos juntos y solos.

Así que muy sola no andaba por aquella senda. Íbamos mis conversaciones internas y yo.
Los pájaros a los que también intento poner nombre.

Me he sentado e intentado visualizar la playa de mi infancia. El acupuntor al que acudía a finales de mi antiguo testamento me enseño a refugiarme en aquella playa. Me aconsejó que en momentos que necesitase recogerme, acumular energía para encarar de nuevo la vida, podía encontrar refugio en ese lugar especial para mí. Me he sentado pues sobre una piedra y delante de mí ya no estaban las montañas, ni los árboles, incluso el sonido de los pájaros había desaparecido. Por un momento he visto el plata del mar en calma, he sentido las suaves olas acariciando mis pies descalzos e incluso he notado el calor del sol deslumbrándome.

Pero enseguida he vuelto a la realidad. La playa que yo conocía hace mucho que dejó de existir, la mataron aquel espigón, los dragados de arena y otras incursiones humanas, que han hecho desaparecer tantas playas de nuestro litoral.

Y he tenido que sonreír ante la cruda realidad. Ni en la playa de mi niñez me puedo refugiar ya.

He emprendido el viaje de retorno pensando que tal vez ya no necesite refugiarme en playas inexistentes, ni en lugares familiares ni en pasados desvanecidos.

Tal vez tenga suficiente conmigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s