¿quién te nombró rey de nada?

Todos conocemos a ese tipo de personas que se quejan de todo, que nunca están de acuerdo con lo que se les propone aunque tampoco aporten ideas nuevas. Esas que sólo ven las pegas, que sólo se fijan en el lado negativo de las cosas, esas que te dicen: “Sí, pero…”

Me imagino que a todos nos viene alguien en concreto a la cabeza ¿verdad?

Hay personas que piensan que están por encima del bien y del mal y que están en su derecho a juzgarnos. Hay personas que no dejan de hacer reproches, personas que no dejan de criticarnos, personas que nos hacen sentir peor.

Yo tenía una persona así en mi vida y no, no era mi exposo, y desde que ya no le tengo en mi entorno, desde que pude apartar su mal rollo de mi bienestar, que me siento mucho mejor. Mi energía fluye, no hay quien la coarte, no hay quien la ponga en duda, no hay quien la tire por los suelos.

Nunca dí importancia a lo que la gente opinará de mí, pero que alguien cercano a tí te juzgue siempre y siempre salgas perdiendo, que siempre acabes por los suelos, a la larga mina tu carácter, mina la fé que tienes en tí. Te roba la fuerza, la energía, el buen rollito.

Y pienso que esas personas cargadas de puñetas se alimentan de nuestro buen rollo, de nuestra alegría. Se nutren del daño que nos hacen, del poder que ejercen sobre nosotros.

La energía no desaparece, se transforma. Ellos nos la roban y la convierten en más puñetitas.

Son los chucladores de energía, los caza-buenrollo y para conseguir su propósito se convierten en unos grandes manipuladores. Siempre te llevarán a su terreno, harán ver que te tienden la mano, pero en realidad lo que quieren es cogerte todo el brazo y robar la luz de tu interior para intentar iluminar su alma que no es más que un pozo negro y sin fondo.

Por suerte yo pude apartar a este vampiro energético de mi camino y a veces, cuando invoco su imagen, me recorre un escalofrío, me entra una pesadez en las piernas y unas ganas tremendas de no haberle conocido jamás. Tengo que hacer un esfuerzo consciente para no pensar en esta persona porque aún desde la distancia me roba parte de mi alegría.

Pero luego pienso que no, que todo tiene su sentido. Gracias a su manera de ser, ahora puedo apreciar mejor a las buenas personas y veo venir de lejos, muy de lejos, a todo aquel que no me quiere bien. Ni a mí ni a los míos.

¿Habéis leído Crepúsculo?
¡Dejad de reír! ¡ya!
Si no es así, dejad de leer porque os fastidiaré el final.
A los que les dé igual podéis seguir leyendo, pero quitaros esa sonrisa torcida de la cara.

¿ya?
La protagonista de la serie además de convertirse finalmente en vampiro y acostarse con el prota – ¡Dios! dos de mis sueños hechos realidad – adquiere la capacidad de proteger a los suyos. Cada vampiro tiene un don especial, pero esa es otra historia.

A mí, a veces me gustaría disfrutar del privilegio de proteger con el poder de mi mente a mis seres queridos.
Pero lamentablemente no me tiré a Edward (el vampiro) y no adquirí dicho potencial. ¡Cachis!

Y al igual que no puedo proteger a nadie del mal, tampoco puedo apartar a las malas personas que entorpecen su vida, tal y como aparté yo aquella piedra de mi camino.

Puedo escuchar, aconsejar, ceder el hombro, incluso puedo canalizar toda mi energía positiva y cedérsela. Pero no puedo proteger. No puedo cubrirles con mi coraza protectora ni con la capa de invisibilidad de Harry Potter. ¡Menudos referentes tengo!

Y sólo puedo terminar diciendo que con estas personas amargadas no vale la pena hablar, no vale la pena dialogar, no vale la pena esperar un cambio. Porque no cambiarán. No lo harán nunca. No lo arreglará un buen polvo, ni que les toque la lotería, ni que alcancen sus sueños más anhelados.

Y si no puedes apartarlos, si tampoco puedes ignorarlos, sólo resta cruzar los brazos ante el pecho a modo de escudo, desviar su malestar y compadecerles porque nunca sabrán lo que es vivir plenamente.

Lo más chungo, sí, lo más chungo, porque no sé cómo decirlo de otra manera. Lo más chungo de todo esto, es que estas personas siguen pensando que están en posesión de la razón y que el resto del mundo está en contra de ellos.

Y contemplar esta lucha absurda por el poder, esta falta de empatía, de cordura me tienta a sacar todo mi arsenal de malas artes. Pero no, prefiero limitarme a enviar mis hordas de buen rollo e indiferencia ante el mal rollo ajeno.

Pero te digo una cosa, como eso que por ahora aún no me incumbe, se convierta en mi problema, entonces prepárate, pero prepárate a conciencia, porque no sabes con quién has ido a topar.

Tuve un buen maestro y sé dejar de lado la empatía y convertir todo mi buen rollo en tu peor pesadilla. Y esto te lo digo con todo mi cariño.

Anuncios

4 comentarios sobre “¿quién te nombró rey de nada?

  1. Lo de “chucladores” de energía m’ha encantao. XD

    Mira, precisamente ando yo en las mismas: quitándome de encima a personas de este tipo. No sin antes haber intentado, tanto como he podido, que vieran las cosas desde otro ángulo…

    En fin… mejor nos dedicamos a repostrear antes que dedicarles ni un segundo más a esas mentes que son como agujeros negros.

  2. Lo que dices es verdad.
    Hay personas que solo ven lo malo. Yo también tuve una amiga asì los primeros dos años que viví en Barcelona, y desde que se fue y parò de hablarme mi vida es mucho mejor. Le daba rabia que al despertarme por la mañana, al llegar a la oficina, y en cualsea de mis actividades diarias yo tubiese sonrisa en mi cara, y hizo todo lo que pudo para hacerme sentirme culpable del hecho que yo pudiese ser feliz aunque no tubiera mucho. Y yo desafortunadamente se lo permetì. Desde que salió de mi vida yo solo ví lo bueno de lo que había a mi alrededor y paré de ver lo malo. Y mis sueños se volvieron en realidad.
    Saludos,

    Annamaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s