tiempo al tiempo

El tiempo es una cosa curiosa. Cuando comencé a caminar por las páginas de mi nuevo testamento muchos me citaban el tiempo. Me decían que le diera tiempo al tiempo, que el tiempo lo cura todo, que buena cara al mal tiempo.

Y ahora que le hemos puesto fecha a nuestra convivencia tengo que pensar de nuevo en ese extraño compañero que es el tiempo.

Mis amigas me recuerdan socarronas que al separarme aseguré que pasarían mínimo 10 años antes de que yo volviera a compartir la vida y un hogar con otra persona.

Y han pasado poco menos de dos años y ya me lo estoy planteando. Curioso.
¿En dos años se puede rehacer una vida? ¿En dos años puedes reinventarte?
Madonna lo consigue en menos.

Pero es que el tiempo es algo tan relativo: a veces se para, a veces vuela, a veces anhelas recuperarlo, a veces esperas que pase, pero siempre, siempre es oro. O eso es lo que es para mí, un valor precioso que no hay que desperdiciar, porque es lo único que tenemos aquí: tiempo – un tiempo limitado.

Así que tal vez a veces puede parecer que no sopeso lo suficiente mis decisiones, que voy demasiado rápido, que soy impulsiva, que no me tomo el tiempo suficiente para pensar. Pero si lo tienes claro ¿por qué seguir esperando? ¿por qué dejar escapar el tiempo?

¿Por si es la decisión errónea?

Pues si lo es, pues habrá que volver atrás, habrá que volver a empezar. Pero si no empiezas no lo podrás saber, no podrás saber si vas por el buen camino, tampoco podrás equivocarte ni volver a poner el cronómetro a cero.

Ayer, mi mejor amigo cumplía cuarenta años. Me decía que estadísticamente esa es la mitad de su tiempo aquí. Yo bromeaba y le decía que son 2/3 partes de estar aquí en buenas condiciones.
Yo voy por el mismo camino que él, es lo que tiene el tiempo, que no perdona.
Y pienso que el tiempo me ha dado la razón, que el tiempo ha puesto las cosas en su sitio, que el tiempo está de mi lado porque ya no le ignoro, ni pienso que es inagotable y es justo por eso que necesito aprovecharlo al máximo.

El tiempo me dice que ya es hora de dar el siguiente paso, que lo que fue, que quién fuí son un tiempo pretérito y que he de centrarme en el tiempo actual sin perder de vista el tiempo futuro.

Así que vuelven los cambios, tal vez pueda parecer que no son para mejor aunque yo pienso que sí. Pero no puedo estar segura.

El tiempo lo dirá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s