hogar, dulce hogar

Ahora miraba el calendario y me ha costado entender que llevo poco más de dos semanas en el nuevo piso.

Y en este lapso de tiempo han sucedido tantas cosas, tantas. Hemos traído los muebles y todas las pertenencias desde el piso de mi poconovio, hemos traído mis muebles, que mi madre guardaba en su piso, hemos adquirido un sofá de segunda mano, hemos recibido visitas esperadas, inesperadas y otras que sólo puedo catalogar como bizarras.

Hemos visto salir el sol desde la mesa del comedor, hemos observado la tormenta mientras jugábamos al “Uno”, hemos ubicado y reubicado muebles, hemos inaugurado la nueva vivienda, hemos… nos hemos enfadado… sí, también. Son las cosas de la vida, son las cosas del querer que hacen que la convivencia unida a intendencia, limpieza, niños y caracteres tan diferentes terminen enfrentándose.

Pero no quiero teñir este primer post con los tintes oscuros de las riñas domésticas. Quiero que este primer post huela a chocolate y a galletas de mantequilla que es a lo que ha olido esta primera semana mi nuevo hogar.

Poder tomarme una semana de vacaciones para hacer un pastel ha sido la culminación perfecta para este cambio. Poder estar entre cocina, mesa de escritorio y comedor con las vistas que tenemos me ha llenado de una alegría y una energía que tenía muy olvidadas.

No fui consciente de ello hasta que me encontré bailando al son de mi música ochentera con un batidor en la mano.

Eso y ver a mis gatos retozando al sol, trotando por la casa y lamiéndose el pelaje mutuamente me ha dado un equilibro que no sabía que había perdido.
Que mis gatunos estén a gusto me da paz, tranquilidad. O tal vez sea al revés. Tal vez ellos noten que yo estoy bien y ellos entonces están mucho mejor.  Pero me sigue sorprendiendo los huequecillos de mi corazón que logran llenar estos peludos.

Me siento como una niña malcriada cuando salgo desde el parking de mi casa un domingo y llego al parking de casa de mi hermana sin abrir la ventanilla del coche en ningún momento. El peaje lo sortea mi Teletac. Ya me hará llegar la cuenta a mi, ya, pero la sensación de ser una pija me llena de unos sentimientos encontrados… encontrados y que espero no perder en mucho tiempo.

Además, tenemos la gran suerte de encontrarnos encima de un supermercado de esos de marca blanca, vamos, un Mercadona y las comidas de esta semana han sido de las más saludables desde que abandoné los tuppers maternos. Saludables e improvisadas, ya que las decidíamos media hora antes de comer y quedaban resueltas en menos de 15 minutos bajando 5 pisos y caminando 30 segundos.

Pero no puedo evitarlo, ahora me levanto por la mañana y me miro en el espejo de nuestro baño en suite y pienso “here we go again”. Ahora soy totalmente consciente de que convivo con un hombre. Vivir en su piso no era lo mismo, era su piso y yo era una okupa.

Esto es diferente. Esto ya no es romance. Esto ya no es una aventura amorosa.
Esto es real. Real como el cubo de la ropa sucia, real como las facturas a pagar, real como el cansancio que inhibe los encuentros sexuales, real como entender por qué nuestros matrimonios fracasaron. Real.

Y me digo que esta vez será diferente, que esta vez tenemos la lección aprendida, que somos mayores, más tolerantes, más cautos preservando lo realmente importante.

Pero con miedo a que lo importante quede sepultado por toneladas de realidad, rutina y maneras diferentes de interpretarlas y verbalizarlas.

Intentaré que el olor a chocolate no se pierda y que tampoco nos llegue a empalagar.
Así que seguiré buscando la receta infalible que nos permita disfrutar de un hogar…
de nuestro hogar, dulce hogar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s