calladita estás más mona

Llevo callada hace días, semanas. Me temo que llevo callada desde hace meses y estoy que reviento. Así que mejor apartarse de mi onda expansiva, porque sino terminarás recibiendo.

Llevo meses en una lucha absurda con mi empresa para reducir jornada. Resulta que después de más de 10 años a su servicio no entienden que mi vida personal pueda provocar que yo necesite reducir mi jornada. Piensan que mi vida se arregla en tres meses, que puedo solucionar mi día a día las tardes de los jueves y viernes. Como si mi vida fuese un problema a resolver, un proyecto con fecha de entrega.

Ni tienen ni idea, ni la quieren tener.
Les da igual, siempre les ha dado igual.
Y yo me pregunto ¿qué sigo haciendo aquí?
Lo que he dicho siempre, es dinero fácil, hago lo que hago con los ojos cerrados.

Pero es exactamente esto con lo que no puedo seguir, no puedo seguir ciega ante todo lo que ocurre en mi vida, encerrándome entre estas cuatro paredes entre las cuales cada vez desaparecen más caras queridas y llegan nuevas, que lamentablemente ya no tengo la moral de querer conocer. Lo poco que compensaba se torna menos y nada.

Y abro los ojos y veo todo un mundo por descubrir, un mundo para compartir y por el que luchar. La vida, mi vida, no está delante de estas dos pantallas que siempre muestran las mismas ecuaciones. Haz esto, hacerlo, entregarlo, corregirlo, entregarlo de nuevo, haz esto, hacerlo, corregirlo… mouse, fechas de entrega, absurdas instrucciones, obsoletas jerarquías.

No puedo estar por más tiempo aquí a jornada completa, no puedo y no quiero.

Y no lo quieren aceptar, no les interesa aceptarlo.

Mi padre siempre decía que nunca se ha jodido lo suficiente a un empleador y lamento tener que darle la razón. Si aún me hablase con mi padre, seguramente me hubiese dicho hace años que les mandara a paseo. De hecho hubiese empleado otro vocabulario, pero el mensaje hubiese sido el mismo: “sal de ahí”.

Me dicen que mire el panorama nacional y que me quede donde estoy, que al menos tengo un buen sueldo. Si hubiese pensado igual hace 3 años, aún seguiría en aquella apacible casa en la que las cosas eran fáciles pero carentes de pasión.

 

Anuncios

Un comentario sobre “calladita estás más mona

  1. No sabes cómo te entiendo. Yo un día decidí marchar y no lo he tenido fácil desde entonces. A veces nos tenemos que dar una oportunidad, aun a riesgo de arrepentirnos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s